Gas Natural Vehicular: Interesante alternativa en la lucha contra la contaminación

Se denomina Gas Natural Vehicular (GNV) al uso del gas natural como combustible para vehículos. El GNV produce energía que hace funcionar al motor de la misma forma que la gasolina y los vehículos solo necesitan disponer de tanques, conductos y válvulas específicos para conducir este gas.

La utilización del GNV puede ser en estado líquido (GNL) o comprimido (GNC) lo que lo diferencia del gas natural doméstico.

  • El Gas Natural Licuado (GNL) se refiere al gas natural procesado a -162ºC  para ser transportado y almacenado en fase líquida. Suele emplearse como combustible para camiones y autobuses
  • El Gas Natural Comprimido (GNC) es el gas natural almacenado y procesado a altas presiones, entre 200 y 250 bares para conseguir un combustible en fase gaseosa para coches y furgonetas.

Cargar el tanque con este GNV sigue el mismo proceso que al repostar gasolina por lo que simplemente es necesario encontrar gasolineras que lo suministren, algo difícil en España, al contrario que ocurre en otros países.

Aunque en España el GNV todavía no tiene gran presencia (en Madrid y Barcelona empieza a tener más), en otros países como Brasil, Argentina, Ecuador o Chile es de gran importancia y en Francia o Alemania está teniendo un gran empuje. Un sector en auge que necesita la colaboración de instituciones (que fomenten la compra y uso de vehículos con GNV), fabricantes (motivados para ofrecer vehículos con estas características) y particulares (sensibilizados en la lucha contra la contaminación y la necesidad de ciudades más sostenibles) para avanzar en su expansión y desarrollo.

Una situación que se prevé que cambiará debido a las ventajas que ofrece el Gas Natural Vehicular tanto para la sociedad en general como en el medio ambiente:

  • Es más económico. Al litro, es un 25-50% más barato que la gasolina y su coste por kilómetro recorrido es menor que ésta. Además, acumula menos partículas por lo que reduce los costes de mantenimiento de los vehículos alargando la vida útil de los mismos.
  • Es menos contaminante. Emite menos cantidad de CO2, reduciendo en un 80% aproximadamente la emisión de óxidos de nitrógeno (NOx) y en un 95% la emisión de cenizas y partículas.  
  • Es más fácil de suministrar. El petróleo depende de países extranjeros lo que afecta a la variación de su precio. Además, aunque las reservas son todavía suficientes, no son ilimitadas, y los problemas geoestratégicos o políticos pueden afectar a la continuidad de su suministro.

Principales ventajas para la sociedad y el medio ambiente que sitúan al GNV como una atractiva alternativa para el transporte en un futuro cercano. Asimismo, el desarrollo del vehículo eléctrico como otra opción sostenible abre el debate sobre la inversión en infraestructuras de GNV o potenciar las eléctricas. Sin embargo, el GNV supera al coche eléctrico en tiempo de carga y autonomía, lo que lo sitúa como una valiosa alternativa para sustituir al petróleo y luchar contra el cambio climático y la contaminación. 

FUENTE: http://www.cerem.es/

comunicacion

Escribir un comentario