Legumbres contra el cambio climático

La agricultura ha sido afectada por el cambio climático siendo extremadamente vulnerable al mismo, sobre todo en algunas zonas del mundo como son las regiones de latitudes bajas. En estos territorios, los ascensos moderados de la temperatura contribuyen de forma negativa al rendimiento de los cultivos debido a la escasez de agua. Para luchar contra los efectos del cambio climático se está recurriendo a las llamadas ‘legumbres multiusos’.

Las ‘legumbres multiusos’ cumplen (como su nombre indica) diferentes fines según la zona. Uno de los propósitos más importantes de este tipo de legumbres es mejorar la fertilidad de los suelos para alimentar a la población de las regiones más afectadas por las consecuencias del cambio climático.

No obstante, las cientos de variedades de legumbres que existen pueden emplearse con diferentes usos según las necesidades del terreno: frijoles para evitar los suelos pobres sin aplicar fertilizantes, judías trepadoras para aumentar la rentabilidad del cultivo en áreas con altísimas temperaturas o exceso de humedad… asimismo, se pueden combinar distintas ‘legumbres multiusos’ para conseguir el máximo beneficio.   

Variados propósitos que se están estudiando con el objetivo de mejorar la eficiencia en la agricultura. Sieg Snap, profesora de la Universidad estatal de Michigan (Estados Unidos), es una de las investigadoras más destacadas en este campo. Un campo que, en su opinión, tiene un gran potencial en el sector de la agroecología ya que existen diferentes tipos de legumbres para cada uso concreto.

Una optimista práctica en la que imprescindible que cada agricultor seleccione las variedades más adecuadas para su terreno con el objetivo de estudiar su diversidad y optimizar su rendimiento.

FUENTE: efeagro.com

comunicacion

Escribir un comentario