Los edificios de consumo de energía casi nulo a examen

Entrevista al Coordinador Internacional de la firma 1A Ingenieros

Demostrar que es posible edificar con una mejor eficiencia energética global (hasta el punto de alcanzar un nivel de consumo de energía primaria de menos de 60 Kwh por m2 y año) es el principal objetivo del proyecto DIRECTION (Demonstration at European Level of Innovative and Replicable Effective Solutions for very Low Energy new Buildings) cofinanciado por la Unión Europea dentro del 7º Programa Marco (FP7). Un proyecto que se lleva a cabo a través de la demostración en tres edificios reales localizados en Boecillo-Valladolid (España), Múnich (Alemania) y Bolzano (Italia).

norbert-gonzalez-1aingenierosLa firma 1A INGENIEROS, empresa líder en Castilla y León en el sector de la Ingeniería y la Edificación, es uno de los socios del proyecto ubicado en la provincia de Valladolid. Norberto Francisco González (Coordinador internacional y desarrollo de negocio basado en I+D+i en 1A Ingenieros) explica con detalle en esta entrevista la importancia del proyecto DIRECTION y su repercusión.

-¿Piensas que existe un mercado real a corto/medio para los edificios de consumo casi nulo (nZEB) en Europa?

Existe una necesidad real de fomentar este tipo de edificios y, por lo tanto, una oportunidad potencial. Estoy convencido de la capacidad para crear un mercado real a corto plazo alineando aún más ese producto llamado nZEB a las necesidades de usuarios. No obstante, es necesario comunicar el valor añadido para los usuarios de este tipo de edificios.

-¿Cómo podrían hacerse estos edificios más atractivos para inversores y usuarios finales?

Haciendo hincapié en dos pilares fundamentales: la credibilidad mostrando el beneficio de involucrarse en esta actividad y la difusión de los casos de éxito para incrementar la demanda del cliente final. Asimismo, es imprescindible una actuación completa y coordinada donde la legislación potencie de forma eficaz y permita modelos de negocio interesantes para los distintos agentes, además de adecuar las ayudas públicas.

-¿Crees que las iniciativas públicas son suficientes para que este tipo de edificios prolifere en Europa o piensas que es el sector privado quien debe llevar la iniciativa?

El sector privado tiene un papel fundamental, es él quien lleva a cabo las actuaciones y por lo tanto necesita un “ecosistema” adecuado en el cual poder desempeñar su papel. En el caso de los nZEB, es un desafío complejo donde se requiere una actuación con un gran número de actores involucrados y unas inversiones que el mercado no siempre está preparado o concienciado para afrontarlas. Por esta razón, la actuación pública tiene una función relevante como soporte verdadero de este tipo de edificios y acelerador del mercado en estrecha colaboración con las entidades privadas. Todo esto, unido al interés público a nivel Europeo (donde es necesario reducir la dependencia energética del exterior para no perder competitividad internacional) pone en relieve la importancia e interés tanto por parte del sector público como del privado, sin un impulso de ambos difícilmente se logrará el éxito.

-¿Consideras que 1A Ingenieros se vería favorecida por una mayor cuota de nZEBs en el mercado con respecto a edificios convencionales?

En 1A Ingenieros, como su propio nombre indica, somos una ingeniería y por lo tanto vendemos conocimiento. Para nosotros lo inteligente y obvio es construir edificios más avanzados, donde esa inversión en conocimiento se vea rápidamente amortizada para el usuario final. Lógicamente esa sobreinversión forma parte de nuestro negocio y por lo tanto nos veríamos beneficiados.

-¿Cuáles crees que son las barreras principales a nivel de normativa a la hora de plantear el diseño y construcción de un nZEB? ¿Cómo pueden superarse dichas barreras?

La primera barrera consiste en la calidad, la norma debería ser capaz de poder asegurar una calidad adecuada y real del edificio. Para superarla es necesario en primer lugar: diseñar un mecanismo capaz de asegurar esa calidad en el resultado final, es decir, un edificio realmente nZEB y con unas condiciones de confort adecuadas para los usuarios.

Otra barrera son los términos fijos de las facturas en España ya que limitan de forma considerable la rentabilidad de las actuaciones en eficiencia energética (lo que resulta eficiente de forma energética, no lo es tanto desde el punto de vista económico). Es necesario, por tanto, una limitación de los términos fijos.

También existe la problemática de la regulación, siendo necesaria dotarla de una flexibilidad adecuada para impedir su obsolescencia en el corto plazo. Para afrontar esta cuestión, se necesita la definición de unos indicadores apropiados que permitan evaluar la calidad y las prestaciones independientemente de la metodología empleada en cada edificio. ¿Cómo lograrlo? Los valores de referencia de estos indicadores tendrían que ser revisados periódicamente para poder adaptarse a la rápida evolución del mercado.

En resumen, tal y como comenta el Coordinador Internacional de la compañía 1A Ingenieros, existen varias barreras que deben de ser identificadas y superadas por el sector privado buscando el apoyo adecuado de los organismos públicos para asegurar la consecución del objetivo nZEB.

 

Fuente: DIRECTION http://goo.gl/2iiACZ

comunicacion

Escribir un comentario