Paneles solares más eficientes gracias al Kirigami

Arte e ingeniería unidos para trabajar por un mundo más eficiente. Investigadores de la Universidad de Michigan (EEUU) inspirados en el Kirigami, el arte japonés del papel recortado, han conseguido desarrollar células solares capaces de rastrear el sol. Un gran avance ya que, en la actualidad, la mayoría de las placas solares se colocan de forma fija dificultando que puedan capturar toda la energía posible en algunos momentos.

La nueva estructura se adapta a la trayectoria del sol y genera hasta un 40% más de energía

Lograr seguir al sol durante todo el día es un reto complejo que gracias a esta innovación podría superarse. La técnica consiste en producir células solares inclinadas con formas tridimensionales, imitando el arte del Kirigami, lo que permite una gran cantidad de inclinación sin perder demasiada anchura.

Un novedoso mecanismo que podría repercutir en grandes beneficios puesto que este tipo de placas solares podrían generar entre un 20% y un 40% más de energía al año que los paneles convencionales. En definitiva, mucha más electricidad con una misma cantidad de material semiconductor.

Una técnica alternativa que aunque todavía se encuentra en fase de desarrollo ‘tiene un gran potencial y se está trabajando activamente en aplicaciones realistas’ según las declaraciones de Max Shtein (profesor adjunto de la Ciencia de los Materiales e Ingeniería de la Universidad de Michigan).

El equipo de ingenieros, liderado por Shtein y Stephen Forrest (también profesor de la Ciencia de los Materiales e Ingeniería de la Universidad de Michigan) trabajó con el artista Matthew Shlian (profesor de la Escuela de U-M de Arte y Diseño) para conseguir aplicar el arte del papel a la ciencia de los materiales. De esta forma, el corte de Kirigami crea tiras en las células solares que al estirar de sus extremos provoca que se inclinen y cambien de ángulo transformando su estructura y evitando sombras que reducen su eficacia.

comunicacion

Escribir un comentario