Raúl Valavázquez: “El reto es integrar las nuevas tecnologías en la eficiencia energética.”

“El reto es integrar las nuevas tecnologías en la eficiencia energética”. Así se manifestó Raúl Valavázquez Gento, responsable de energía, en el trascurso de la jornada “’La eficiencia energética en la industria agroalimentaria: retos, medidas y financiación”, que tuvo lugar recientemente en Valladolid.

Expertos en la materia debatieron en una jornada organizada por la Unión General de Trabajadores para concienciar al sector. La UGT reclama a la Junta de Castilla y León que explique la línea de actuación prevista para el autoconsumo. Una de las principales conclusiones a las que se llegó es que “la eficiencia energética para la industria agroalimentaria significa una mayor competitividad económica y una mejora de imagen como empresa verde, con las derivaciones de marketing que conlleva”.

En referencia a la cultura de la empresa en eficiencia energética, Raúl Valavázquez considera que hay dos extremos: grandes empresas con recursos que tienen más o menos profesionalizado este tema, de modo que vaya calando en los trabajadores; y empresas que creen que hay que fomentar el ahorro energético por el alto coste de la factura de la luz. “Esto conlleva -en opinión de Valavázquez- cambios de hábitos y formas de hacer las cosas que a veces son difíciles de llevar a cabo. Por ejemplo, que un agricultor riegue a las horas centrales del día debido a que usa energía fotovoltaica”.

El reto de la industria es asumir que la energía es una materia prima más y como tal deben conocerla y cómo usarla, para lo cual es necesario monitorizar las plantas y hacer auditorías energéticas, dice el responsable de 1A Ingenieros. A partir de este conocimiento, se deben utilizar las nuevas tecnologías digitales o energías alternativas (electricidad o gas natural) de forma que pueda hacerse un uso más eficiente de la energía y menos contaminante.

La eficiencia energética reduce entre un 10 y un 15% los costes de producción de la industria agroalimentaria. Es una las conclusiones de la jornada que se celebró en el Centro de Recursos Ambientales (PRAE) de Valladolid para concienciar al sector sobre las posibilidades de la economía circular y el autoconsumo. Una apuesta por estas medidas permite a las empresas no quedarse fuera del mercado y mantener su competitividad.

El secretario de Política Sindical, Industrial y Empleo de UGT Castilla y León, Raúl Santa Eufemia, explicó la importancia de que las empresas rebajen la factura de la electricidad y cuenten con planes de valorización de los residuos, puesto que aseguró se generan unos ahorros que pueden dedicar a la inversión tecnológica.

Igualmente, el responsable de Estudios de Veolia, Javier Martín, valoró la iniciativa de UGT y recalcó que el “mercado es duro” y competitivo por lo que destacó la importancia de implementar medidas para reducir el consumo energético, también de agua, y para dar una salida a los residuos, que recordó pueden ser recursos para la propia firma o para otras compañías. Por ello, defendió los beneficios de la economía circular.

Por ello, Martín abogó por un cambio de “filosofía” en una jornada en la que también participaron responsables de Vitartis y del EREN. Además, se abordó la financiación de estos planes de eficiencia energética con la intervención de responsables del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de Bankia, Partner & Digital Marketing Expert de NexusBond y Centroliz.

Raúl Valavázquez

comunicacion

Escribir un comentario