La combinación entre agricultura y consumo responsable, cada vez más posible

paneles riego solar

El consumo eficiente, tanto energético como en temas de regadío, llega a nuestras tierras de la mano de verdaderos profesionales.

I-Solagua realiza la ejecución de instalaciones de autoconsumo energético con el uso de energías renovables. Igualmente y con relación al riego, propone un uso eficiente del agua a partir del desarrollo de la inteligencia artificial.

Esta empresa es un proyecto que nace el pasado año 2017 con la promesa de conseguir nuevos modelos agrarios hacia la agricultura sostenible. La conservación del medio ambiente, la reducción de los costes de producción o el impulso en la aplicación de nuevas tecnologías que faciliten el desarrollo de la agricultura sostenible son los pilares básicos sobre los que se estructura I-Solagua. Para ello, la entidad guarda en sus filas un “experimentado equipo técnico y con sofisticada tecnología propia para realizar una instalación, desde la concepción y el diseño de la misma hasta su puesta en marcha y mantenimiento”.

Ayudándose del conocido “Big Data”, están creando una agricultura 4.0 donde conocer los puntos débiles de la agricultura tradicional, proponer soluciones eficientes y gestionar todos esos datos de una manera responsable serán las bases claves para la innovación del sector.

El éxito de I-Solagua en el campo de la agricultura es ya notable. “Quizás uno de los aspectos que más está animando a los agricultores y ganaderos a apostar por los paneles fotovoltaicos es la inclusión de los mismos dentro de las posibilidades de ayudas de la orden de modernización de explotaciones convocada por la Junta de Castilla y León. No sirven para el pago del 100% de la instalación, pero es un apoyo más que interesante”, cuenta Rafael Ceballos a los medios, responsable comercial de la empresa.

Aun así hay quienes aún no se atreven a dar un cambio a sus campos, preocupados por temas como el mantenimiento, y es que las instalaciones no necesitan prácticamente del mismo. La bomba del agua es de primera calidad y si el agua está libre de suciedad, no ofrece problemas. Por su parte, los módulos vienen preparados para repeler la suciedad. Es suficiente con tener en cuenta la maleza y la limpieza de los mismos. No dejan de estar en un entorno natural y la lluvia será de gran ayuda.

Por todo esto, Alberto San Mamés, Director técnico de I-Solagua, anima convenciendo de que “ahora mismo, la técnica nos ofrece posibilidades para solucionar cualquier petición que una explotación agraria nos demande aprovechando las posibilidades que ofrece la energía solar, y siempre existe la posibilidad de la hibridación con otros tipos de energía de forma puntual”.

comunicacion

Escribir un comentario